“Hay un compromiso de paz para que nunca más sea posible tal despojo”, dijo Carlotto al asegurar que no cesarán en su búsqueda de nietos apropiados durante la dictadura. Asistieron líderes mundiales
La pre­si­den­ta de Abue­las de Pla­za de Ma­yo, Es­te­la de Car­lot­to, en­fa­ti­zó ayer el com­pro­mi­so de esa en­ti­dad de «no aban­do­nar la lu­cha» en la bús­que­da de nie­tos apro­pia­dos du­ran­te la dic­ta­du­ra, y ad­vir­tió que ese ti­po de de­li­tos «no po­drá re­pe­tir­se en nin­gún lu­gar del mun­do».
«Des­pués de tan­tos años te­ne­mos el an­dar más len­to pe­ro el co­ra­zón la­te con fuer­te vi­gor, por el op­ti­mis­mo y el amor de lo que ha­ce­mos. Hay un com­pro­mi­so de no aban­do­nar es­ta lu­cha y la ad­ver­ten­cia de que es­te des­po­jo no po­drá re­pe­tir­se en nin­gún lu­gar del mun­do, por­que ha­brá mu­je­res que, co­mo no­so­tras, se le­van­ta­rán pa­ra de­fen­der al ca­cho­rro», re­cal­có.
Car­lot­to lo ex­pre­só tras re­ci­bir en Pa­rís el pre­mio Houp­houët-Boigny por el fo­men­to de la paz, en­tre­ga­do por la Unesco, en una emo­ti­va ce­re­mo­nia de la cual par­ti­ci­pó la pre­si­den­ta Cris­ti­na Fer­nán­dez.
An­te una ova­ción de las 1.500 per­so­nas que col­ma­ron el sa­lón prin­ci­pal de la Unesco, la ti­tu­lar de las Abue­las afir­mó que «se sa­brá que hay lu­cha en paz, pa­ra que nun­ca más sea po­si­ble tal des­po­jo. No so­mos he­roí­nas ni di­fe­ren­tes, só­lo so­mos mu­je­res ma­dres, abue­las”.Ol­vi­do e im­pu­ni­dad

Pre­via­men­te Car­lot­to agra­de­ció la dis­tin­ción “en nom­bre de to­das las Abue­las”, y re­sal­tó que “to­da nues­tra tra­yec­to­ria per­mi­tió pre­ser­var la me­mo­ria, con­tra el ol­vi­do y la im­pu­ni­dad. Nos lla­man abri­do­ras de ca­mi­nos, por­que en esa per­ma­nen­te bús­que­da crea­mos or­ga­nis­mos pa­ra que es­ta his­to­ria no se re­pi­ta”.
Con un to­no so­brio pe­ro fir­me, pre­ci­só que “des­de 1983, en la Ar­gen­ti­na nos ri­gen go­bier­nos ele­gi­dos por el vo­to po­pu­lar, pe­ro des­de el 2003 a la fe­cha las po­lí­ti­cas de Es­ta­do han pues­to en va­lor los De­re­chos Hu­ma­nos. ¡Gra­cias Nés­tor, gra­cias Cris­ti­na!”, ex­pre­só la ti­tu­lar de Abue­las an­te la aten­ta y emo­cio­na­da mi­ra­da de Fer­nán­dez de Kirch­ner.
Jus­ta­men­te, la Pre­si­den­ta fue una de las ora­do­ras que pre­ce­dió a Car­lot­to y en su dis­cur­so de­jó en cla­ro que “es­toy aquí en mi do­ble con­di­ción, no só­lo co­mo pre­si­den­ta de la Ar­gen­ti­na si­no co­mo una ciu­da­da­na más, se­gu­ra de es­tar re­pre­sen­tan­do a mi­llo­nes de com­pa­trio­tas que ven en nues­tras Abue­las de Pla­za de Ma­yo la su­pe­ra­ción de un mo­men­to muy trá­gi­co y muy do­lo­ro­so”.
En otro tra­mo de su dis­cur­so, la Pre­si­den­ta hi­zo hin­ca­pié en una fra­se del ex pre­si­den­te de Se­ne­gal Ab­dou Diouf, quien rea­li­zó su dis­cur­so jus­to an­tes que la man­da­ta­ria ar­gen­ti­na.
“El se­ñor Diouf di­jo que el de­re­cho só­lo pue­de re­cla­mar­se des­de el de­re­cho y que la jus­ti­cia só­lo pue­de re­cla­mar­se des­de la jus­ti­cia. Du­ran­te más de 30 años es­tas mu­je­res ja­más pre­co­ni­za­ron o hi­cie­ron uso de la vio­len­cia, al con­tra­rio. In­can­sa­ble­men­te, aun cuan­do ca­si to­dos ha­bían per­di­do las es­pe­ran­zas, ellas se­guían re­cla­man­do an­te los dis­tin­tos po­de­res eje­cu­ti­vos, jus­ti­cia, me­mo­ria y ver­dad», di­jo.

Ven­gan­za no, jus­ti­cia

«Eso las tor­na más ejem­pla­res, no re­cla­ma­ban ven­gan­za, si­no sim­ple­men­te jus­ti­cia. Eso es lo dis­tin­ti­vo de es­tas mu­je­res, ha­ber po­di­do per­sis­tir sin caer en los de­fec­tos de la con­di­ción hu­ma­na”, ase­gu­ró Cris­ti­na, ge­ne­ran­do una fuer­te ova­ción de los pre­sen­tes.
Uno de los mo­men­tos más emo­ti­vos de la alo­cu­ción de la je­fa de Es­ta­do fue cuan­do hi­zo re­fe­ren­cia a Kirch­ner: “Quie­ro ren­dir un sen­ti­do ho­me­na­je a quien fuer­a mi com­pa­ñe­ro de vi­da, el doc­tor Nés­tor Car­los Kirch­ner, fi­gu­ra de­ci­si­va en la his­to­ria de la Ar­gen­ti­na pa­ra ven­cer y de­rrum­bar el mu­ro de la im­pu­ni­dad”, ex­pre­só.
Y re­mar­có que “Ar­gen­ti­na ne­ce­si­ta de la me­mo­ria, ne­ce­si­ta de la ver­dad, ne­ce­si­ta de la jus­ti­cia pa­ra dar vuel­ta a esa pá­gi­na do­lo­ro­sa que vi­vi­mos. Que­re­mos re­cu­pe­rar a los nie­tos que nos fal­tan to­da­vía y que­re­mos que fi­nal­men­te se ter­mi­ne dan­do jus­ti­cia a to­dos lo que la re­cla­man».
«Es­te pre­mio me de­ja una sen­sa­ción am­bi­va­len­te, por­que hu­bie­ra si­do me­jor no ha­ber re­ci­bir nin­gún pre­mio por vio­la­cio­nes de de­re­chos hu­ma­nos, pe­ro la his­to­ria no se es­cri­be así”, di­jo.

Agra­de­ció la va­len­tía

En tan­to, la di­rec­to­ra de la Unes­co, la búl­ga­ra Iri­na Bo­ko­va, de­jan­do de la­do el fran­cés en su dis­cur­so y ha­blan­do en es­pa­ñol, di­jo: “Gra­cias por su va­len­tía, por es­ta lec­ción de hu­ma­ni­dad, se­ño­ra de Car­lot­to. Y agra­dez­co a los ju­ra­dos que ha­yan es­co­gi­do a las Abue­las de Pla­za de Ma­yo”.
Bo­ko­va, quien re­ci­bió un pa­ñue­lo, sím­bo­lo de las Abue­las y des­ta­có “la la­bor de la pre­si­den­ta Cris­ti­na Fer­nán­dez, pues ba­jo su man­da­to se in­cre­men­tó la igual­dad, el res­pe­to por los De­re­chos Hu­ma­nos y la in­de­pen­den­cia de la jus­ti­cia”.
Por su par­te, el pre­si­den­te de la Re­pu­bli­ca Is­lá­mi­ca de Mau­ri­ta­nia, Ould Ab­del Aziz, sos­tu­vo que “las Abue­las de Pla­za de Ma­yo en­vían un men­sa­je ine­quí­vo­co por la paz, los de­re­chos hu­ma­nos, la pro­mo­ción de la cul­tu­ra, es al­go que no­so­tros los afri­ca­nos de­be­mos imi­tar».
La ce­re­mo­nia con­tó con otros ora­do­res: el se­cre­ta­rio ge­ne­ral del pre­mio Houp­houët-Boigny Alou­ne Trao­ré; el re­pre­sen­tan­te de la Can­ci­lle­ría fran­ce­sa Mi­chel Mer­cier, que en nom­bre del pre­si­den­te Ni­co­las Sar­kozy fe­li­ci­tó a Car­lot­to y Cris­ti­na por es­te ga­lar­dón; y el pro­tec­tor del pre­mio Houp­houët-Boigny Ab­dou Diouf, quien ce­rro su dis­cur­so con un “¡Vi­van las Abue­las”.

Mu­je­res afri­ca­nas

Tam­bién ha­bla­ron el pre­si­den­te de Se­ne­gal, Ab­dou­la­ye Wa­de; y el pre­si­den­te del ju­ra­do del pre­mio Houp­houët-Boigny Ma­rio Soa­res, ex pre­si­den­te de Por­tu­gal, quien con­fió ha­ber es­co­gi­do a las Abue­las co­mo ga­na­do­ras pa­ra “lle­var un men­sa­je de es­pe­ran­za a las mu­je­res afri­ca­nas”.
Tam­bién asis­tie­ron la ex pri­me­ra da­ma fran­ce­sa Da­nie­lle Mi­te­rrand; el ex pri­mer mi­nis­tro fran­cés Lio­nel Jos­pin, quien a fi­nes de los años 70 par­ti­ci­pó en nu­me­ro­sas ron­das a la Em­ba­ja­da ar­gen­ti­na jun­to al ex pre­si­den­te Fran­cois Mi­te­rrand; y el ac­tual Al­cal­de de Pa­rís, Ber­trand De­la­noe.
Jun­to con Car­lot­to lle­ga­ron des­de Bue­nos Ai­res otras tres in­te­gran­tes de Abue­las: Ro­sa Roin­sin­bliy, Bus­ca­ri­ta Roa y El­sa Oes­ter­held, y sie­te nie­tos cu­yas iden­ti­da­des fue­ron res­ta­ble­ci­das gra­cias al tra­ba­jo de la aso­cia­ción de De­re­chos Hu­ma­nos en el trans­cur­so de los úl­ti­mos 34 años: Ma­nuel Gon­cal­ves, Vic­to­ria Mon­te­ne­gro, Ma­ría Jo­sé La­va­lle Le­mos, Ho­ra­cio Pie­tra­ga­lla, Fran­cis­co Ma­da­ria­ga, Pe­dro Na­dal y Leo­nar­do Fos­sa­ti.
“Des­pués de tan­tos años de lu­cha si­len­cio­sa, de re­co­rrer nues­tro país y el mun­do pa­ra de­nun­ciar las atro­ci­da­des su­fri­das por nues­tros hi­jos y nie­tos, es­tar aquí en la Unes­co -que siem­pre fue so­li­da­ria con no­so­tros- pa­ra re­ci­bir es­te pre­mio es un mo­ti­vo de or­gu­llo que nos da mas fuer­zas pa­ra se­guir ade­lan­te”, di­jo Roin­sin­bliy, vi­ce­pre­si­den­ta de las Abue­las.

An­te­rio­res ga­na­do­res

El pre­mio crea­do en 1989 por ini­cia­ti­va del pro­pio Houp­houët-Boigny, con­si­de­ra­do el pa­dre de la in­de­pen­den­cia de Cos­ta de Mar­fil, se en­tre­ga alea­to­ria­men­te ca­da uno, dos o tres años y ya han si­do ga­lar­do­na­dos Nel­son Man­de­la, Yitz­hak Ra­bin, Shi­mon Pé­res, Yas­ser Ara­fat, Jimmy Car­ter, el rey Juan Car­los I de Es­pa­ña, y más re­cien­te­men­te el ex pre­si­den­te de Bra­sil, Luis Ina­cio «Lu­la» da Sil­va.
La or­ques­ta y el co­ro de la Unes­co, ba­jo la di­rec­ción del chi­le­no Jor­ge Lo­za­no Co­rres, se en­car­gó de abrir la ce­re­mo­nia con la in­ter­pre­ta­ción de ‘Lau­da­te Do­mi­nus’ de W.A. Mo­zart, al tiem­po que el pia­nis­ta Mi­guel Án­gel Es­tre­lla, em­ba­ja­dor ar­gen­ti­no an­te la Unesco, ce­rró la ve­la­da con cua­tro can­cio­nes tra­di­cio­na­les la­ti­noa­me­ri­ca­nas jun­to al flau­tis­ta Raúl Mer­ca­do, el gui­ta­rris­ta Omar Es­pi­no­za y el per­cu­sio­nis­ta Héc­tor Gó­mez.

Deje un comentario