El jueves en Sampacho y pueblos vecinos no se conseguían las garrafas de uso domiciliario. Temen que el problema se agudice en los próximos días.
Las bajas temperaturas que se registran por estos días provocaron un crecimiento en la demanda de garrafas  y en algunas poblaciones ayer comenzó a escasear este combustible.

Dos semanas atrás se advertía ya del faltante de garrafas de 10 kilogramos, situación que se agravó con el aumento del frío en aquellas poblaciones donde carecen de gas natural o el servicio aún no llega a todos los barrios.

En una recorrida por poblaciones de la zona quedan unas pocas garrafas y algunos tubos de 45 kilos, pero en líneas generales los expendedores se han quedado sin stock agravando la situación de varias familias que aún no cuentan con gas natural.

En Sampacho casi no quedaron envases de gas licuado. Además de las estaciones de servicio y varios comercios también la Cooperativa Eléctrica vende garrafas de 15 kilos a 25 pesos y de 10 kilos a 16 pesos. Hubo un caso preocupante el pasado martes cuando llegó un camión para el normal recambio. Como no había gas licuado en otros sectores, en media hora se vendieron todas las que había y ahora habrá que esperar hasta la semana entrante para solucionar el problema.

«Es una vergüenza y no le echamos la culpa a la gente del pueblo, sino a los proveedores, pero todos los años pasa esto. Nos quedamos sin gas justo cuando más falta hace. Así que ahora nos mandamos mensajitos con amigos de Suco o Bulnes y si hay gas nos vamos para allá», dijo una señora que estuvo peregrinando por los negocios expendedores en un ciclomotor y con la garrafa a bordo.

Los vecinos que dependen de este sistema para calefaccionar su casa, pero además para uso en la cocina y hasta los calefones, piden que alguien les dé una respuesta por cuanto temen que deban sufrir esta situación durante todo el invierno.

Así como sucedió con alumnos de una escuela de Holmberg quienes no asisten a clase por el intenso frío, las penurias se suceden a diario con familias golpeadas por las bajas temperaturas, siendo los más chicos los perjudicados.

La leña es una alternativa para calefaccionar los hogares con salamandras, pero los costos son elevados con alrededor de 50 pesos los cien kilos. De no contar con una unidad para ir a buscar leña a la zona rural, ya no queda mucho en los alrededores del pueblo por su masiva utilización.

Empresas en alerta

El aumento del consumo domiciliario de gas natural, determinó la decisión de restringir el servicio a industrias alcanzando esta medida a firmas de toda la región.

La medida que se viene aplicando desde el pasado sábado determinó que la empresa Olca de Cabrera, paralizara la producción. En tanto AGD, de General Deheza, restringió el uso de este combustible y utiliza para las calderas cáscara de maní para combustión.

Desde la Asociación Empresarial General Deheza, su titular Eduardo Vignatti señaló que “si bien aún no tenemos cortes en el suministro de gas natural en las empresas de nuestra localidad, las mismas están trabajando con mucha precaución y a la espera de lo que ocurra en los próximos días con las condiciones climáticas».

«Realizamos un relevamiento entre nuestras empresas e industrias -, y si bien varias han recibido avisos y notificaciones, en general solicitando reducción en el suministro, aún no tenemos cortes. Pero estamos muy atentos a las condiciones climáticas de los próximos días, donde por las bajas temperaturas, podemos tener muchos inconvenientes», agregó.

Vignatti indicó que desde la Asociación, se informaron sobre el estado de situación de las empresas de mayor consumo de gas en la localidad, sobre lo que indicó Gastaldi Hermanos, con su molino harinero, recibieron aviso de restringir, pero no registraron cortes aún, en Alican aún siguen trabajando con normalidad y, la aceitera General Deheza decidió utilizar las calderas con cáscara de maní.  

En plantas maniseras de Dalmacio Vélez, Charras y Carnerillo, desde donde informaron que fueron notificadas debidamente de la situación de restringir el consumo de gas natural, buscar otras alternativas en su reemplazo y cumplir con las normativas de producción, sin que deba descartarse tampoco, -según la opinión de gerentes y encargados de plantas- que se que llegue a la suspensión de personal y readecuación de turnos, horarios y tareas de los operarios, si efectivamente se producen cortes en el suministro del gas.

Deje un comentario