Se trata de ex soldados que asistieron desde el continente a las tropas que se encontraban en las islas. Ayer, en Alejandro, se realizó un acto donde el Municipio los distinguió e inauguró un monumento
En Alejandro Roca en un acto que se realizó en la mañana de ayer,  por primera vez y a casi 30 años de la Guerra de Malvinas, el Municipio de Alejandro Roca reconoció a los veteranos que lucharon desde el continente dentro del Teatro de Operaciones y  que no son reconocidos por el Estado nacional.

Se dio a conocer un decreto municipal por el cual se hace constar el reconocimiento a los veteranos de guerra de esa localidad que estuvieron en la guerra luchando desde el continente.

“Este reconocimiento lo recibimos, más allá de que a distintos niveles el propio intendente ha hecho llegar un proyecto para que quienes luchamos en la guerra desde el continente seamos reconocidos históricamente”, expresó Oscar Belindo Argüello, quien se desempeña como secretario de Salud Pública y Acción Social.

“En el año 2008, la Legislatura de Córdoba declaró al tema del reconocimiento como ‘tema de interés’ mediante una declaración, elevando el pedido al Congreso de la Nación” dijo Argüello. quien agregó: “El reconocimiento que buscamos es para que se cierre esta historia. Se reconoció a quienes estuvieron en combate en las islas, pero los demás que estuvimos en el Toas (Teatro de Operaciones), quienes cargamos las bombas a los aviones y quienes estábamos en toda la operación de la guerra, no teníamos ningún reconocimiento, el cual no pasa tanto por el resarcimiento económico, sino por la cuestión histórica, nuestra propia historia”.

En noviembre del 2010 se formó una comisión de Veteranos de Malvinas del Sur de Córdoba, que se reunió en Alejandro con la participación de representantes de distintas localidades del sur, quienes elevaron petitorios para que se reconozca su situación.

“Hemos consultado sobre el trámite del petitorio, pero solamente nos dijeron que el pedido pasó al Área de Desarrollo Social. No requerimos dinero, no buscamos dinero. Buscábamos que se reconozca nuestro aporte a la Patria en la guerra de Malvinas”, señaló Belindo.

Aclaró que “no buscamos estar encuadrados en una ley provincial ni que nos paguen. Buscamos un reconocimiento moral. Pretendemos que nos reconozca el Gobierno en lo histórico y en lo moral”.

“Queremos que quede, para nuestros hijos, el reconocimiento de que nosotros estuvimos en esa guerra. Yo estuve en Malvinas, en apoyo logístico, pero no estoy reconocido. Acá en el pueblo hay otro chico que estuvo en el Teatro de Operaciones y no se lo reconoce por parte del Estado nacional. Hay otros que fueron movilizados hacia la zona. Nosotros tratamos de estar siempre en los actos, junto con quienes están reconocidos”, sostuvo el ex combatiente.

Recuerdos que duelen

Recordó que como ex combatiente escribió un libro titulado “Experiencias del destino”, que se ha realizado un documental donde se narran experiencias y que se ha venido trabajando también en forma conjunta con los familiares del soldado caído en la guerra Ricardo Romero.

Señaló que los veteranos de Alejandro y de la zona vienen trabajando desde hace mucho tiempo, manteniendo contacto y se ha invitado a ex soldados de otras localidades como La Carlota, Arias y Viamonte, quienes han participado activamente de la conmemoración.

“Ellos, los de otros pueblos, se emocionan mucho, porque siempre para esta fecha cuando van a otros actos tienen que mirarlo, como se dice, desde la tribuna, sin ser protagonistas, y es una injusticia que siga sucediendo”. “Nosotros, quienes no hemos sido reconocidos, hemos vivido experiencias muy fuertes en la guerra. Por ejemplo, recuerdo que me tocó traer la ropa y todas las pertenencias personales del soldado de este pueblo que murió en las islas y entregárselas a los familiares, cuando en realidad eran los que estaban a cargo nuestro los que debían dar la cara y traer las cosas”, se emociona.

“En el pueblo estábamos siempre todos juntos, y planeábamos qué íbamos a hacer cuando saliéramos de la colimba. Ibamos a festejar, comer un asado, hacer una fiesta. Y tener que venir a entregar la ropa de un amigo caído en una guerra es algo terrible, tétrico”, explicó Belindo.

La localidad es actualmente la sede de la comisión Combatientes de las  Islas Malvinas del Sur de Córdoba.

En el acto que se realizó ayer a media mañana se inauguró la plazoleta a los ex combatientes de Malvinas, ya que hasta ayer sólo existía en el pueblo un monumento al soldado Romero, que se levantó con el dinero de los soldados de la Clase 1962.

Deje un comentario