Las precauciones a tomar para cuidar la vista cuando pasamos mucho tiempo frente a la pantalla.

En un mundo donde vamos de la computadora del trabajo a la de nuestras casas, o donde los chicos no se separan de la pantalla en la que estudian, juegan y socializan, es necesario preguntarse cuánto afecta esta exposición a la visión.

«La salud de los ojos varía a lo largo de nuestras vidas -explica el médico oftalmólogo Alfredo Roude-. Por lo tanto, es necesario realizar consultas oftalmológicas periódicas desde la primera infancia para detectar aquellas patologías o errores refractivos que puedan alterar nuestra visión».

A partir de tener una idea clara de cómo vemos, se puede tener en cuenta las múltiples variables que entran en juego cuando nos sentamos frente la pc: la lubricación del ojo, la posición del monitor, la iluminación, la postura.

El parpadeo es un lubricante para el ojo, así como el aceite para el motor de un auto. Durante una conversación, nuestros ojos parpadean alrededor de 22 veces por minuto; cuando leemos lo hacemos entre 12 y 15 veces. En cambio, cuando estamos en la computadora parpadeamos menos de 5 veces por minuto. Esta constante atención en la pantalla disminuye la frecuencia de parpadeo e incrementa así la sintomatología del llamado ojo seco, y provoca fatiga ocular y mental.

Síntomas visuales Síntomas no visuales
Pesadez ocular Cefaleas
Pesadez en los párpados Dolor contractural  cervical
Visión borrosa Dolores dorso lumbares
Enrojecimiento ocular Síndrome de túnel carpiano
Sequedad ocular Cambios de carácter con insomnio e irritación
Molestias y dolores causados por la luz Problemas de circulación
Arenilla en los ojos

 

El monitor y la luz

La ubicación del monitor es un aspecto importante para cuidar nuestros ojos: debe estar por debajo del horizonte visual. Esto permite que los párpados cubran mayor superficie del globo ocular, y disminuya la exposición de la córnea. Así, la película lagrimal que cubre la córnea se secará en menor medida. La posición correcta consiste en tener la cabeza levemente inclinada hacia el monitor, unos 15º, y ubicarse a no menos de 35 a 50 cm de distancia de la PC.

Otro factor que puede generar incomodidad es la mala iluminación. Se  recomienda evitar el reflejo de la pantalla para aumentar la visibilidad y disminuir la fatiga ocular.

La iluminación ambiental debe ser lo suficientemente tenue para tener un buen  contraste de la pantalla pero sin que dificulte, por ejemplo, la visión de textos que haya sobre la mesa.

La luz de la ventana no debe dar en el rostro de la persona ni reflejarse en el monitor. Lo ideal sería que la iluminación llegue a los costados de los monitores. La luz eléctrica debe caer detrás de los monitores. Es recomendable usar artefactos de luz de mesa que puedan ubicarse de modo que no reflejen la luz en la pantalla ni en los ojos.

En cuanto a los rayos que emite el monitor, ninguno de los estudios biomédicos realizados han demostrado que existan riesgos para la salud a causa de radiaciones ionizantes o no ionizantes. Sin embargo, sí se comprobó que los principales problemas en relación a las computadoras están relacionados con la posición incorrecta del cuerpo.

Para cuidar los ojos

Como siempre, lo mejor es la prevención a tiempo. Por eso conviene darle la debida importancia al cuidado de los ojos y hacer que nuestros niños y adolescentes formen hábitos saludables respecto del uso de la computadora.

* Ubíquese frente a la pantalla de modo que su mirada quede levemente hacia abajo.

* No fije la mirada en el monitor durante más de 50 minutos seguidos.

* Tómese descansos visuales de 5 a 10 minutos: levántese, mire a lo lejos y luego acerque su vista sucesivamente como un ejercicio.

* Dirija su mirada a la lejanía para movilizar los músculos del ojo.

* Regule la temperatura ambiental para evitar el aumento de la sequedad ocular.

* Controle el tiempo que los más chicos pasan frente a la computadora.

* Siéntese de forma correcta.

* Cuide que la luz eléctrica o natural no caigan directamente sobre la pantalla ni produzcan reflejos.

* Consulte con su oftalmólogo por la posible necesidad de corrección óptica para distancias intermedias, controles y estudios.

* Si su oftalmólogo lo indica, utilice gotas lubricantes recetadas en forma periódica, mientras trabaja frente a la pantalla.

* Si usa lentes de contacto, utilice colirios con mayor frecuencia.

Deje un comentario