La ONCCA es solo una herramienta utilizada por el Gobierno Nacional para distorsionar los mercados.

Hace un año dijimos – mientras la Comisión de Agricultura y Ganadería de la Cámara de Diputados trataba su normalización –  que todo esfuerzo de cambio no servía si no había una decisión firme del Gobierno Nacional de dejar de intervenir en forma negativa los mercados, porque ante cualquier modificación en esa Oficina, el Gobierno iba a responder con la creación de otro organismo para que nada cambiara.

El reemplazo de la ONCCA por un nuevo organismo – en este caso dependiente del Ministerio de Economía – es para seguir haciendo más de lo mismo; nuevamente desde la Confederación denunciamos que el problema no son las herramientas sino las distorsiones que produce la acción del Gobierno por su empleo.

El productor triguero argentino recibe el 50% menos que cualquier productor del mundo, el 23% corresponde a retenciones – presión impositiva discriminatoria – y el resto (27%) a transferencia monetaria del sector primario a otros eslabones de la Cadena favorecidos por esta intervención del Gobierno.

Lo mismo sucede con el maíz o con otros sectores, como la lechería y la ganadería, en los que la enorme presión impositiva, las trabas para exportar (los ROE – lejos de ser un Registro son una forma subjetiva de permitir o no las exportaciones), las cuotificaciones y los precios sugeridos son el verdadero problema que hace que la producción primaria no reciba el valor que le corresponde y la excusa ideal para este Gobierno para aplicar los subsidios y compensaciones.

Días pasados, en la reunión técnica de la Fiesta Nacional del Trigo, el Subsecretario de Agricultura, Ing. Oscar Solís, fue claro: ante el pedido de cambios en el sistema de comercialización de la cadena triguera respondió: “Es una decisión de Estado este modo de intervención; me pueden pedir cualquier cosa, menos que el Gobierno cambie esta política agropecuaria”.

Ante esta realidad, CARTEZ aclara que el problema del sector agropecuario no es la ONCCA, es la política agropecuaria que lleva adelante el Gobierno Nacional de alta presión impositiva y de falta de transparencia en los mercados.

                                                                                  La Carlota, Marzo 01 de  2011

                                                                   Ing. Agr. Juan C. Belbuzzi

                                                                          Presidente

Deje un comentario