Así se expresó el dermatólogo Roberto Morsino, en el marco de la Campaña del Lunar desarrollada por el Sanatorio Privado “Dr. Enrique Gauna”. Un total de 80 pacientes realizaron consultas en dispensarios de los barrios Central Argentino, Punta del Sauce y Norte, y el centro de jubilados.

En cuatro sesiones de dos días se registraron 80 pacientes en el marco de la Campaña del Lunar. “Es fundamental la detección precoz, ya que pueden llegar a procesos degenerativos, o sea, hay lunares que permanecen en calidad de benignos por muchos años y en un determinado momento se transforman en una forma de cáncer de piel que se denomina melanoma”, fundamentó el doctor Roberto Morsino.
Los casos de melanoma se han incrementado en la Argentina y en otros países del mundo, en los últimos años. Se trata de un tumor muy agresivo, altamente resistente a los tratamientos, pero diagnosticado precozmente, en la mayoría de los casos, puede ser curado.
El especialista sostuvo que existe un alto porcentaje de lunares que tienen “capacidad de malignizar”. “Los lunares pueden tener dos orígenes, en algunos casos son hereditarios, a veces hasta están localizados en el mismo sitio. Todo el resto de los lunares se denomina disembriopalcias congénitas, o sea, es una malformación de la piel congénita, compuesta por células nédicas. Dentro de esas células hay distintas categorías, algunas con capacidad de malignizar y otras no”, precisó.

Tratamiento y consejos

El dermatólogo explicó que el tratamiento es fundamentalmente quirúrgico. “Siempre en caso de que el lunar tenga la capacidad de malignizar; los lunares que no se malignizan, no merecen realizan ningún tipo de tratamiento”.
“Y si el lunar del que estamos hablando tenía un proceso de transformación, o sea, ya era un melanoma, por más que se lo extirpe, si bien la cirugía es el tratamiento de elección, tienen capacidad de diseminación y puede ocurrir que aparezca en otras partes del cuerpo. En pacientes muy jóvenes en melanoma tiene mucha agresividad, por eso, es importante el diagnóstico temprano”, agregó.
“El melanoma es uno de los tumores de la piel más peligrosos que existen, y es muy importante la detección y la prevención de estos tipos de tumores”, sostuvo el director del Sanatorio Privado, José Viotti.
“Los lunares buenos son aquellas manchitas de la piel, a veces son pecas, o son las más pigmentadas o más oscuras que son absolutamente benignas. Pero, en una exposición prolongada del sol, los rayos ultravioletas producen un daño, cambio en las células y hasta pueden producir la transformación en un melanoma, que es un cáncer de piel, derivado de las células melanocísticas, que es un cáncer grave.
Otro tumores de piel son los carcinomas vasos celulares, que actúan localmente, no dan metástasis, se curan, simplemente, extirpándolos”, detalló.
Viotti aconsejó concurrir al médico para realizar observaciones. “El hecho de ir a examinarse una lesión de piel, un lunar, es absolutamente indoloro, es un rato y es barato, si los vemos en los términos económicos. Y un examen precoz mirando la piel y los lunares nos permite salvar la vida por un lado. Porque si uno tiene un melanoma, uno se puede morir por esto. Y, además, lograr una buena calidad de vida, el protegerse con cinco minutos, así que no está de más concurrir a la consulta con el dermatólogo”, concluyó.

3 Comments

Deje un comentario