El corazón de las mujeres jóvenes en la mira

By 10 octubre, 2010Actualidad

El fallecimiento de la actriz Romina Yan, de 36 años, abre el debate 

¿Cuáles son las causas por las cuales una mujer de entre 30 y 40 años, sana y deportista puede encontrar la muerte tan repentinamente? ¿Hay formas de prevenir estos eventos cardí­acos? Las claves para cuidarse.

La triste noticia del fallecimiento repentino de la actriz Romina Yan, de sólo 36 años, por una afección cardí­aca, puso sobre el tapete algunas cuestiones sobre estas patologías. ¿Es posible que una mujer joven y sana sufra un problema cardí­aco sin saberlo y que éste le provoque la muerte después de haber realizado una rutina de ejercicio diaria a la cual organismo está acostumbrado?

En principio los especialistas afirman que sí. De hecho, se calcula que el 60 por ciento de las muertes femeninas en países desarrollados y el 50 por ciento de las producidas en países en vías de desarrollo son atribuibles a enfermedades cardí­acas.
 
«La enfermedad cardiovascular es una afección que se presenta como consecuencia de un conjunto de factores, algunos genéticos pero muchos de ellos adquiridos y modificables. Los síntomas en la mujer tienden a aparecer una década más tarde en comparación con los hombres. Lo importante que tenemos que dejar en claro es que el desarrollo de la enfermedad cardiovascular o la reaparición de la misma en una persona que ya tuvo algún evento puede prevenirse y evitarse, para lo cual resulta crucial evaluar el riesgo vascular de cada individuo», expuso la doctora Melina Huerin, médica cardióloga especialista en Prevención y Rehabilitación Cardiovascular, jefa de Cardiología del Instituto Cardiovascular Lezica y miembro del Grupo Corazón y Mujer de la Fundación Cardiológica Argentina (FCA).

Para evaluar el estado del corazón, pero además para tener la posibilidad de diagnosticar una patología a tiempo y evitar sus complicaciones es fundamental realizar una consulta médica que le permitirá al especialista no sólo indagar al paciente sobre sus antecedentes personales y familiares, sino también realizar el correspondiente chequeo clínico y solicitar los exámenes físicos y de laboratorio que sean necesarios.

Cumplir con estas instancias periódicamente es muy importante sobre todo si la paciente presenta determinados factores de riesgo (adquiridos) como pueden ser la hipertensión arterial, el sobrepeso, las alteraciones de los lípidos o la diabetes.

«El examen de laboratorio debe contemplar la realización de un análisis de sangre y electrocardiograma, que a su vez y dependiendo de la paciente, deberán complementarse con estudios más específicos», añadió la doctora Huerin.

Por su parte, la doctora Patricia Carrascosa, jefa del servicio de Tomografía Computada de Diagnóstico Maipú y el doctor Alejandro Deviggiano, médico cardiólogo, coordinador del departamento de Estudios Cardiovasculares No Invasivos de esa institución, sostuvieron: «Los métodos de diagnóstico disponibles en la actualidad se han convertido en una herramienta fundamental para la prevención de las enfermedades cardiovasculares».

La actividad física, en el centro de las miradas

Dado que al momento de su descompensación Romina Yan había terminado hacía poco tiempo de realizar su rutina de ejercicios, muchos se preguntaban ayer si la realización de este tipo de esfuerzo representa un riesgo.

Lo cierto es que la actividad física no sólo no representa un riesgo sino que además es uno de los factores claves cuando de prevención se trata. Tal como expuso la doctora Huerin, «el sedentarismo es el principal factor de riesgo en la mujer, y se asocia a otros como la obesidad, la hipertensión arterial, el aumento del colesterol y la diabetes».

«Por eso, para asegurarse un corazón sano es fundamental realizar al menos 30 minutos de algún tipo de actividad física por dí­a. Entre éstas se cuentan caminar, nadar y andar en bicicleta», sumó la especialista.

Sin embargo, esta herramienta tan útil debe ser empleada con responsabilidad. Esto implica que antes de comenzar a realizar tanto alguna de las actividades mencionadas como otro tipo de ejercicio es importante cumplir con la consulta médica para que el cardiólogo decida si la persona está apta y para qué tipo de movimiento.

A tener en cuenta

Según la encuesta «Reconocimiento de la enfermedad cardí­aca de la Mujer por la Mujer», realizada en el marco del XXXIII Congreso de Cardiología, sólo una de cada diez mujeres consideró esta enfermedad como uno de los principales problemas de salud, por detrás del cáncer de mama, el estrés y el cáncer en general.

Del relevamiento, que se realizó en forma telefónica y del cual participaron 600 mujeres, de entre 20 y 70 años, del área metropolitana ,con secundario completo, se extrajo también que sólo el 20 por ciento de la muestra identificó la enfermedad cardiovascular como principal causa de muerte, y apenas un pequeño porcentaje mayor (33 por ciento) demostró preocupación por esta enfermedad.

Fuente: Agencia Prosalud.

Deje un comentario