Caso: Padre Julio César Grassi.

By 21 septiembre, 2010Actualidad

Grassi: Estoy decepcionado de los jueces

 Ratificaron la condena por abusos para el cura. Grassi seguirá en libertad.

 La justicia bonaerense confirmó el 14 de septiembre la condena a 15 años de prisión contra Julio César Grassi,  dictada en junio de 2009 por un tribunal Oral Criminal, pero el sacerdote, que cuestionó por televisión el fallo, no irá a la cárcel, informaron fuentes judiciales.

El titular de la Fundación Felices los Niños fue condenado el 10 de junio de 2009 por el Tribunal Oral Criminal (TOC) 1 de Morón, que lo encontró culpable de dos hechos de abuso sexual y corrupción de menores agravados.

Grassi. Tras conocerse la ratificación de la sentencia,  Grassi sostuvo que «los jueces acaban de confirmar el absurdo del Tribunal 1. Estoy indignado, estoy decepcionado de los jueces. No sé cómo van a fundamentar este fallo. Es una vergüenza».

En declaraciones formuladas al canal C5N, Grassi afirmó que los jueces «no tuvieron la fortaleza para absolver, evidentemente fueron presionados».

El fallo. El dictamen surgió tras nueve meses de un proceso oral, que había comenzado el 20 de agosto de 2008 y en el que declararon 130 testigos.

Los jueces dieron por acreditados los hechos denunciados por «Gabriel» -abuso sexual y corrupción de menores- pero absolvieron al cura de los otros 15 cargos que habían presentado los abogados querellantes que representan a otros dos jóvenes, «Ezequiel» y «Luis».

La La Sala II del Tribunal de Casación provincial, integrada por Fernando Mancini, Jorge Celesia y Carlos Mahíques, confirmó por unanimidad esa sentencia, al rechazar todos los recursos que habían sido interpuestos contra el fallo anterior y dejarlo «incolume».

Aunque no se difundieron los fundamentos, se supo que el tribunal rechazó el pedido de absolución interpuesto por la defensa de Grassi y también el que formuló la querella para que la condena fuera de 35 años de prisión.

Pese a la confirmación del fallo, el sacerdote no irá aún a prisión, porque los jueces consideraron también «improcedente» el pedido que hizo la fiscalía del juicio, para que se le revoque

 El cura Grassi sigue libre a pesar de la confirmación de la condena.

Lo dispuso un tribunal de Morón, hasta que la Corte Suprema deje el fallo firme. No puede ingresar a la fundación.

 El Tribunal Oral Nº1 de Morón dispuso que el sacerdote Julio César Grassi, condenado en 2009 a 15 años de cárcel por dos violaciones de menores de edad, continúe libre hasta que la Corte Suprema de Justicia revise el caso.

Los jueces Luis Andueza, Jorge Carrera y Mario Gómez consideraron que Grassi no debía ir a prisión a pesar de que la Cámara Nacional de Casación ya confirmó la sentencia, según informó el Centro de Información Judicial.

Los magistrados dispusieron prohibir el ingreso de Grassi a la Fundación Felices Los Niños, «logrando de este modo mantener en un punto de equilibrio las condiciones emergentes del estado de inocencia ya consagrado y la necesidad de cobijar la guarda y derechos de los menores allí alojados en toda su amplitud».

«El tribunal decidió no hacer lugar a nuestro pedido porque consideró que no variaron las condiciones aunque en esta resolución le prohibió a Grassi el ingreso a la Fundación Felices los Niños y reunirse con chicos a solas», dijo Alejandro Varela, fiscal del juicio de primera instancia.

Varela estimó que la resolución del TOC N1 privilegia que «Grassi no haya dejado de asistir siempre que se lo citó desde el Tribunal» y anticipó que esa fiscalía «va a agotar todos los medios para pedir la revisión de esta medida de excarcelación».

Abogado de querella dice que Grassi es un «peligroso pedófilo».

 Se mostró conforme con el fallo que ratifica la condena.

 El abogado de la querella, Juan Pablo Gallego, se mostró conforme con el fallo que confirmó la condena de la Justicia de Morón contra el cura Julio César Grassi, por abuso sexual y corrupción de menores, pero anticipó que pedirá a la Suprema Corte de Justicia bonaerense que vaya preso.

«La condena validó la acusación que me tocó encabezar, que sostuvo durante ocho años que Grassi era un peligroso pedófilo», dijo a Télam el apoderado del Comité Argentino de Seguimiento y Aplicación de la Convención Internacional sobre los Derechos del Niño (CASACIDN), que representó a uno de los tres jóvenes denunciantes.

Gallego, quien consideró que «el fallo robustece la condena de primera instancia pero no fundamenta por qué el cura queda en libertad», anticipó que presentará un recurso de nulidad ante la Suprema Corte de Justicia bonaerense.

«Casación plantea que no es competente en este punto y alude al artículo 8 de la Convención Interamericana de Derechos Humanos que dice que +una persona imputada de delitos tiene derecho a agotar todas las instancias para recurrir su condena+».

El letrado estimó que eso no se discute y que «claro que puede agotar todas las instancias en referencia a la condena, pero eso no quita que cumpla prisión».

«El fallo incurre en un error jurídico porque cuando Casación confirma una pena, inmediatamente ordena la detención del condenado», señaló.

Gallego puso como ejemplo el caso Carrascosa, viudo de María Marta García Belsunce, y sostuvo que es atípico que cuando Casación confirma una sentencia, no ordene la detención inmediata.

Deje un comentario