En el tiempo libre: ¡relájese!

By 19 septiembre, 2010Actualidad

Dormir bien, distenderse y alimentar cuerpo y espíritu con actividades placenteras son las mejores formas de reponer las energías para emprender con éxito las tareas cotidianas.

 Durante años la idea de productividad en pos del logro personal y económico estuvo contrapuesta con el esparcimiento y el tiempo libre. Hoy los expertos se refieren al ocio como una necesidad para mantener la buena salud y poder rendir en otras áreas. A continuación se sugieren algunos consejos para maximizar el tiempo destinado a «descomprimirse».

Muchas personas trabajan entre 40 y 50 horas semanales. Durante el fin de semana realizan tareas postergadas: limpieza general, arreglo del jardín, reparación del auto o de artefactos domésticos, llevar a los chicos a la plaza, paseos y cumpleaños. Cansados, el lunes reinician la rutina una vez más.

Si usted se sintió reflejado con la descripción anterior, necesita tiempo libre. En la actualidad, el tiempo destinado al ocio y a las actividades recreativas se considera una necesidad para la buena salud y el bienestar. De lo contrario, ni su cuerpo ni su mente resistirán demasiado y probablemente comenzará a sentirse fatigado, deprimido, menos joven, con el riesgo de desarrollar alguna enfermedad.

Dormir bien, distenderse y alimentar su cuerpo y espíritu con actividades placenteras son las mejores formas de reponer las energías para emprender con éxito las tareas cotidianas.

 Cómo darle más valor a su tiempo libre

Lleve un diario personal. Durante una semana anote qué actividades realiza. Al final de la misma revíselo y observe cómo distribuye en realidad su tiempo. ¿Hay un equilibrio entre el trabajo y el ocio? Quizá descubra que hace más cosas por usted que las que creía, o viceversa.

Confeccione un calendario de actividades. Incluya todo aquello que realiza y clasifíquelo con colores para identificar lo positivo y lo negativo. Por ejemplo, use el verde para las actividades preferidas, el rojo para las que no lo entusiasman y el amarillo para las que están en un lugar intermedio.

Busque aquello que le produce satisfacción. Haga una lista con las cosas que le gustan y con las que detesta. Averigue qué otras actividades hay que usted no conoce. Elija de acuerdo a lo que considera recreativo y placentero. Para algunos arreglar el jardín es una tarea ingrata mientras que para otros es la mejor gratificación.

Jugar no es una tarea más. No encare el tiempo de ocio como una exigencia. No sienta la presión de divertirse y pasarla bien porque esto le resultará aún más estresante. Recuerde que es el momento para renovarse.

Motívese. Identifique razones por las cuales es importante disponer de un tiempo propio. Vivir más y mejor, llevarse bien con su pareja o hijos, son algunas muy valederas.

Establezca límites. Es importante determinar claramente aquello que pertenece a la vida privada, familiar y laboral. Cada uno de estos aspectos tiene valor en sí mismo.

Tómese un respiro. Es saludable disponer aunque sea de media hora por dí­a para «desconectarse». Caminar, leer el diario, escuchar música o simplemente ponerse ropa cómoda, son algunas opciones para relajarse.

Permítase la imperfección. Muchas personas evitan realizar ciertas cosas por temor a hacerlas mal. Recuerde que durante el tiempo libre la idea es disfrutar. Entonces regálese el gusto de escribir un cuento y no publicarlo, pinte un cuadro como le salga, pierda un partido de tenis o juegue mal al ajedrez.

One Comment

  • camila n. dice:

    espero ansiosa las notas de los domingos y aunq no lo cren, tomo apuntessssssss!!! me parece bárbaro q hayas elegido el domingo para presentar notas de salud, adicciones, enfermedades, curas, traramientos, dolores… es un espacio importante y muy interesante (por lo menos p mí). felicitacionessssss

Deje un comentario