La Iglesia pide "pasar de un modelo de conflicto a un modelo de armonía”

By 10 julio, 2010Actualidad

En el tradicional Tedeum por el 9 de Julio celebrado en Tucumán, el vicepresidente del Episcopado reclamó «justicia e inclusión social» y criticó con dureza al proyecto de matrimonio gay. Cristina no participó de la celebración.

El vicepresidente primero del Episcopado, arzobispo Luis Villalba, instó hoy a «pasar de un modelo de conflicto a un modelo de convivencia armoniosa, respetando las diferencias», al presidir el tradicional Tedeum por el 9 de Julio en la catedral tucumana, al que la presidenta Cristina Fernández decidió no asistir.

El prelado tucumano criticó además el proyecto de ley de matrimonio entre personas del mismo sexo, iniciativa que tensó la relación entre el Gobierno y la Iglesia.

«La unión en pareja de personas del mismo sexo es naturalmente distinta a la unión de una pareja heterosexual a la que llamamos matrimonio. A realidades distintas corresponden en justicia denominaciones distintas, para no dar lugar a una apropiación indebida del concepto de matrimonio», advirtió delante del gobernador José Alperovich y otros funcionarios provinciales.

Villalba recordó que para los cristianos asumir el compromiso de «construir la Nación» conlleva «recuperar el respeto por la familia y por la vida en todas sus formas», y alertó que en el debate por el matrimonio gay «está en juego una ley que pretende orientar la cultura del pueblo».

En este sentido, el arzobispo recordó que «el pueblo tucumano, perteneciente a diferentes credos religiosos, por abrumadora mayoría, expresó estar en desacuerdo con este proyecto de ley».

El vicepresidente primero de la Conferencia Episcopal Argentina consideró que «este tema no ha de ocultar los grandes desafíos que tenemos y que reclaman las energías y esfuerzos, especialmente de los dirigentes de la sociedad», y puso el acento en la necesidad de erradicar la pobreza e impulsar el desarrollo integral, como «prioridad nacional» de cara al bicentenario patrio 2010-2016.
«Anhelamos celebrar el bicentenario con justicia e inclusión social», subrayó citando el documento de los obispos de noviembre de 2008, que también reclama avanzar en la reconciliación de la sociedad, fortalecer las instituciones republicanas, afianzar la educación y promover el federalismo, que supone «la necesaria y justa autonomía de las provincias y sus municipios».

En otro momento de la homilía, monseñor Villalba habló de una crisis de la dirigencia y aseguró que ser competente «no es suficiente para vivir un compromiso social según auténticas reglas ética», por lo cual reclamó un «nuevo estilo de liderazgo» con «líderes que participen en la reorientación y consiguiente rehabilitación de la polí­tica».

«Debemos pasar de un modelo de conflicto a un modelo de convivencia armoniosa, respetando las diferencias. Para ello es fundamental el diálogo que posibilite una acción mancomunada a favor del bien común. Como repetidas veces hemos dicho los Obispos argentinos, el diálogo es esencial en la vida de la Nación. Sólo el diálogo hará posible concretar acuerdos para proyectar el futuro del país», aseveró.

El arzobispo tucumano sostuvo que «el diálogo entre los distintos grupos sociales en los que cada uno quiere mantener su identidad y proyectar en la sociedad sus propuestas, pertenece a la esencia de la democracia».
Por último, monseñor Villalba llamó a no olvidarse de que «Dios nos acompaña desde los orígenes de nuestra Patria. Lo agradecemos hoy con nuestro compromiso y con nuestra plegaria».

La decisión de la Presidenta de no participar del Tedeum por los 194 años de la Declaración de la Independencia, como ya lo hizo en 2008, generó malestar en ambientes eclesiásticos por tratarse de una práctica habitual de la pareja presidencial.

«No tenemos nada que decir, esto ya parece una costumbre», dijo un portavoz de la curia tucumana.

Néstor Kirchner no fue en 2006 y 2007 siendo presidente, y ahora su esposa y sucesora tampoco lo hizo, en el marco de las tensas relaciones entre la Iglesia y el Gobierno.

6 Comments

  • mustafa dice:

    Los catolicos de La Carlota debemos apoyar con enfasis el matrimonio de un hombre con una mujer y oponernos al matrimonio gay.

  • francisco dice:

    Hay muchas personas católicas indignadas porque los homosexuales puedan tener los mismos derechos que cualquier otro ser humano. Y ninguna termina de explicar el motivo por el que se indigna. Hay quien alega motivos religiosos, pero el matrimonio es civil. Cada religión verá después si quiere reconocer o no la igualdad de derechos. No se entiende dónde está el peligro de que dos personas del mismo sexo contraigan matrimonio. Por qué esas personas católicas no muestran esa indignación moral por la gran cantidad de curas pedófilos que se han denunciado en todo el mundo.

    No es chicana, es asombro. Es difícil de entender. Se entiende el daño que hace un cura pedófilo porque se aprovecha de un menor, y abusa de su posición de poder. Pero dos personas que se casan están ejerciendo un derecho que tienen todos los demás. No están haciendo daño. Las personas religiosas no encabezan ninguna junta de firmas contra el fenómeno de los pedófilos en las filas religiosas, no hacen manifestaciones de protesta ni escriben cartas de lectores, ni nada. La pedofilia tan extendida entre los curas, incluyendo a varios obispos en el mundo, les parece algo feo, pero no las moviliza. En cambio se convierten en militantes cuando se trata del matrimonio gay.

  • jazmin dice:

    francisco: comparto plenamente tus ideas. es una vergüenza que el obispo de Rio 4 Martin apoye las declaraciones del ininputable de Bergoglio donde dice que es una GUERRA!!!! ENTRE EL BIEN Y EL DEMONIO….Parece mentira que en el siglo XXI existan estas declaraciones de la inquisición…. cada cual que decida a quien amar. Yo soy heterosexual y me pregunto cuánto debe sufrir un gay que no puede amar a quien siente…VIVA EL MATRIMONIO DEL MISMO SEXO…. y la Iglesia que no se meta con cuestiones del estado…ya que el estado no son solo los católicos somos todooooosssss.

  • mariano dice:

    Hay muchas personas católicas indignadas porque los homosexuales puedan tener los mismos derechos que cualquier otro ser humano. Y ninguna termina de explicar el motivo por el que se indigna. Hay quien alega motivos religiosos, pero el matrimonio es civil. Cada religión verá después si quiere reconocer o no la igualdad de derechos. No se entiende dónde está el peligro de que dos personas del mismo sexo contraigan matrimonio. Por qué esas personas católicas no muestran esa indignación moral por la gran cantidad de curas pedófilos que se han denunciado en todo el mundo.

    No es chicana, es asombro. Es difícil de entender. Se entiende el daño que hace un cura pedófilo porque se aprovecha de un menor, y abusa de su posición de poder. Pero dos personas que se casan están ejerciendo un derecho que tienen todos los demás. No están haciendo daño. Las personas religiosas no encabezan ninguna junta de firmas contra el fenómeno de los pedófilos en las filas religiosas, no hacen manifestaciones de protesta ni escriben cartas de lectores, ni nada. La pedofilia tan extendida entre los curas, incluyendo a varios obispos en el mundo, les parece algo feo, pero no las moviliza. En cambio se convierten en militantes cuando se trata del matrimonio gay.

  • mustafa dice:

    No mesclemos los tantos,los catolicos tambien condenamos a los curas pedo´filos, o a los curas que destrozan hogares. Pero ya esta dicho que si se aprueba el matrimonio gay luego van por la ley del aborto, o sea la martanza de niños antes de nacer. Alguien saldra en defensa de esos seres inocentes?

  • mariano dice:

    mustafa…no confundas las cosas….no he visto por parte del vaticano y de la iglesia catolica un replanteamiento de sus ordenes morales políticos…. el matrimonio gay es un derecho de, no solo los homosexuales, sino tambien de los heterosexuales…me extraña que me hables de valores como católica cuando la iglesia participó activamente en la desaparicion de personas en la dictadura militar.
    Ahhh en cuanto al aborto… el estado debe intervenir y regular la practica…me extraña nuevamente que la iglesia en el siglo XXI, en nombre de Dios, diga que es inmoral y un pecado usar preservativo…. donde el preservativo, forro, condon,, como quieras llamarlo protege embarazos no deseados y enfermedades venereas. Querido/a Mustafa!!!! debemos debatir políticas ideológicas que nos hagan pensar y ser libress en nuestras decisiones…mas allá de un Dios Inquisidor…

Deje un comentario