Un hecho ocurrido el 10 de junio…

By 19 junio, 2010Actualidad

Testimonio de Justicia: ciudadano que exige (después de su experiencia de vida) la documentación mínima correspondiente para todos los vehículos que circulan por las rutas del país. Conciencia, respeto y papeles formales al dí­a para contribuir a la moralidad. Petición de un ciudadano por un grupo policial capacitado y coherente que no permita infracciones y destine el “castigo” correspondiente a quienes provocan accidentes y se “cubren” bajo datos falsos.

Una experiencia que llama a la integridad.  

Ayer, FM Estrella, recibió una “carta”, a modo de denuncia, por parte de un ciudadano.La carta refiere a uno de los tantos hechos que transcurren en las rutas de la Provincia de Córdoba. Una carta que invita a tomar conciencia sobre la importancia de los papeles formales de los vehículos al dí­a y una denuncia a los cuerpos policiales que dejan impunes a personas que causan accidentes, que no tienen la documentación en regla y, asimismo, salen ilesos de la circunstancia. Un hecho ocurrido el jueves 10 de junio.

 

Estimados vecinos de Canals y La Carlota:

El jueves 10 cerca de las 23.00 horas, sufrimos un accidente en el km 474 de la ruta 8. Mi hijo y yo íbamos hacia Villa General Belgrano, provincia de Córdoba, lugar donde vivimos, luego de haber comprado un auto para él en Buenos Aires, su primer auto.

Un Peugeot 504 proveniente de Guaymallén (Mendoza) era manejado por un conductor que venía muy «alcoholizado” detrás de una Combi que ante una maniobra difícil se arriesga a pasar a dos camiones que venían de La Carlota hacia Canals. Después de varias señas de luces y aminorar la marcha, la Combi logra entrar, encontrándonos de frente con este Peugeot que nos embiste rompiendo todo el lateral de nuestro auto. Tuve que hacer una maniobra muy brusca para evitar que el choque fuera frontal. Quiero aclarar que fui 12 años chofer de micros de larga distancia y conozco muy bien la ruta 8. Gracias a Dios, ni nosotros ni los ocupantes del otro vehículo sufrimos ninguna lesión. Bendito el momento en que llegaron los bomberos, la policí­a y la ambulancia; es inexplicable la desazón y tristeza que se vive en esta circunstancias, lejos de casa, lejos de los nuestros, pero los bomberos hicieron que eso dejara de pasar. Excelentes muchachos, muy valientes por cierto, nos dieron el apoyo y la mano que necesitábamos para poder rearmar nuestro vehículo con esperanza de volver a nuestra casa, tanto que nos escoltaron junto al auxilio de La Carlota. Para Diego nuestro agradecimiento también, hasta la comisaria de Canals. Ahí, nos encontramos con los ocupantes del otro vehículo, que  no tenían la documentación en regla. Nosotros tampoco: recién veníamos de comprar el vehículo e íbamos a hacer la transferencia en Calamuchita, cosa que ya hicimos con nuestro seguro y todos los papeles sobre la mesa (a nombre del dueño anterior, pero con el boleto de compraventa y 08 firmado, registro, etc.). Nos tomaron una exposición tremenda, fue mi sorpresa cuando los ocupantes del Peugeot 504 sólo exhibían una sed verde, vencida y a nombre de quien ellos llamarían, el comisario de Guaymallén (Mendoza), a quien invocaban constantemente e, inclusive, hicieron tomar una llamada de este «comisario» al sargento encargado de turno de Canals, con lo que, la actitud conmigo, cambió de manera radical. Con ese panorama, pido se me tome la exposición y me retiro con la promesa de que sólo dejarían ir a esta gente una vez que presentaran la documentación que faltaba. Después me lo iban a faxear. Grande fue la sorpresa que me llevo una vez en mi casa al ver que el «comisario» del que ellos hablaban y que figuraba como titular del vehículo, nunca revistió en la fuerza y si lo hizo fue hace mucho, ya que tiene 71 años, si es que vive. Peor sorpresa cuando me comunico con la Comisaría de Canals y todos se tiran la pelota y nadie se hace cargo de quién dejó salir ese auto a la ruta de nuevo, sin el seguro ni la documentación correspondiente mínima indispensable que piden en cualquier control. Los datos que le dieron al oficial Molino eran falsos, número de póliza y agente de seguro. Quiero aclarar que, nosotros, nos hicimos remolcar hasta La Carlota donde reparamos nuestro auto (obvio sólo mecánica y eléctricamente, no de chapa y pintura) lo que nos permitió volver a casa de dí­a y pasar sin inconvenientes todos los controles, porque teníamos la documentación necesaria. Con esto quiero felicitar de nuevo a los bomberos, a Diego el chico del auxilio de La Carlota y hacer un llamado a la reflexión a los sargentos Molino y Salsipe (no estoy seguro si así­ es) para que no se vuelva a repetir esta inacción. Mucho menos favoreciendo a gente que no sólo provocó un accidente, sino que se siente impune amparada en un «comisario» que no existe y que los hace “zafar” de estas situaciones. Mi nombre es Guillermo Daniel Sandoval; D.N.I.: 18.163.462 y vivo en Villa General Belgrano, provincia de Córdoba. Soy comerciante.

No quiero que este sea un mensaje ni para mi hijo ni para ninguno que tiene su primer auto, el seguro es obligatorio, los papeles en regla también y mucho más poder demostrar con documentación la posesión de dicho vehículo que hasta robado podría ser. Muchas gracias.

Deje un comentario