Efectivos de la Policía Ambiental de la Provincia clausuraron esta mañana de manera preventiva una empresa de telecomunicaciones que pretende instalarse en esta localidad del sudeste cordobés.

Pese a que no presentó los estudios de impacto ambiental, la firma pretende comenzar a funcionar.

Ante esta situación la administración municipal que encabeza el intendente Edgard Bruno reclamó la intervención de Ambiente.

Con la clausura preventiva, la firma no podrá instalar los equipos y poner en marcha su actividad de telecomunicaciones

La intendencia pidió además a la Cooperativa que no se le suministre el servicio de energía eléctrica.

Deje un comentario