Después de 6 años de haber sido denunciado, un profesor de Tecnología de la localidad de Ucacha será llevado a juicio en los Tribunales de Río Cuarto por el delito de abuso sexual agravado por estar a cargo de la educación de las niñas.

El imputado, Hugo Marcelo Capra, de 47 años, fue acusado de haber cometido catorce hechos de abuso sexual. Los mismos habrían consistido en tocamientos a diez alumnas del colegio Ipea 87, y habrían sucedido en el aula-taller del establecimiento de calle Mariano Moreno 287 de Ucacha.

Las niñas que declararon en Cámara Gesell tenían entre 11 y 15 años de edad. Entre las presuntas víctimas se contaban en el momento de la denuncia una alumna de 11 años, otra de 12, cuatro de 13, dos de 14 y dos de 15 años de edad.

Todas ellas relataron que el profesor de Tecnología las manoseaba en sus partes íntimas, con la ropa puesta y, en algunas ocasiones, en presencia de testigos.

La denuncia colectiva fue presentada por un grupo de padres, la mayoría de ellos de condición muy humilde, en 2014, y dio lugar a una pueblada de vecinos en reclamo de la separación del cargo del docente y su detención, comentó el abogado querellante Mariano Ludueña.

El letrado dijo que pese a la gravedad y a la reiteración de los hechos denunciados en la comisaría del pueblo, Capra no estuvo ni un solo día preso y concurrirá al juicio en libertad.

El proceso todavía no tiene fecha de realización, aunque ya está confirmado que se hará en la Cámara Segunda del Crimen de Río Cuarto y estará a cargo del vocal Pablo Bianchi.

Así lo resolvió el Juzgado de Control de La Carlota, a través de un decreto del 28 de julio pasado.

La investigación penal preparatorio, es decir, la pesquisa que se hace antes de que la denuncia llegue a juicio, corrió por cuenta de la Fiscalía de Instrucción de La Carlota que, en el año 2014, estaba a cargo de Daniel Vaudagna, quien hoy integra la Cámara Primera del Crimen de Río Cuarto.

En aquella oportunidad, Vaudagna le atribuyó a Capra catorce hechos de abuso sexual que habrían sido cometidos a lo largo del año lectivo 2014 y en perjuicio de diez niñas que asistían al colegio Ipea 87.

Algunas de las alumnas denunciaron haber sido manoseadas por el profesor de Tecnología en más de una oportunidad y en los horarios de clases.

De acuerdo a esos testimonios, la mayoría de estas conductas delictivas fueron cometidas cuando las alumnas se encontraban en soledad, pero también hay hechos que habrían sido presenciados por otras personas.

El delito de abuso sexual contempla una pena mínima de 6 meses a 4 años de cárcel, pero en el caso de Capra el riesgo de ir a prisión será mayor. Por la función de encargado de la educación de las presuntas víctimas, la escala penal se eleva considerablemente.

Deje un comentario