El costo de los productos que integran la Canasta Básica Alimentaria (CBA) subió 3,1% en abril, lo que determinó que una familia conformada por dos adultos y dos hijos menores de edad necesitara ingresos por $ 17.895,63 para no caer en la indigencia, informó hoy el Instituto Nacional de Estadística y Censos (Indec).

En tanto, el costo de la Canasta Básica Total (CBT) avanzó 1,4 % durante abril, con lo cual una familia, integrada por dos adultos y dos niños de seis y ocho años, necesitó percibir ingresos por $ 45.593,98 para no caer debajo de la línea de la pobreza.

Según el informe de la dependencia oficial, la Canasta Alimentaria, que mide la evolución de los precios de productos alimenticios necesarios para la subsistencia, y que marca el umbral por debajo del cual se cae en la línea de indigencia, acumuló una suba del 14,8 % en el primer cuatrimestre.

En tanto, la Canasta Total, que mide la necesidad de alimentos y bebidas, indumentaria y el pago de servicios, se incrementó 9,3 % entre enero y abril, debido a que las tarifas de los servicios públicos se encuentran congeladas desde principios de año.

La última medición del Indec, dada a conocer en marzo sobre datos del segundo semestre del 2019, registró que el 35,5% de los habitantes estaban por debajo de la línea de la pobreza, lo que representó un aumento de tres puntos y medio frente al 32% registrado de finales del 2018.

En tanto, el nivel de indigencia medido entre julio y diciembre del año pasado fue de 8%, con un incremento de 1,3 puntos en relación al 6,7% del segundo semestre de 2018.

A su vez, el director del Observatorio de Deuda Social de la UCA, Agustín Salvia, advirtió que el impacto económico de la paralización de actividades por la pandemia de coronavirus perjudica fundamentalmente a los sectores medios y bajos de la población.

«Estaremos en 45% de pobreza», señaló Salvia en declaraciones a la prensa y agregó que el resultado es «obvio» a raíz del impacto que sufrió el país por el coronavirus, que obligó a medidas de aislamiento social, lo que generó un derrumbe en indicadores económicos.

Caída de la economía en marzo

El nivel de actividad económica retrocedió 11,5% en marzo en términos interanuales, mes en el que comenzaron las medidas de aislamiento para morigerar el avance del coronavirus, informó hoy el Instituto Nacional de Estadística y Censos (Indec).

Además, en marzo la actividad económica cayó 9,5% frente a febrero pasado, último mes en que se desarrollaron con normalidad las labores.

De esta forma, en los tres primeros meses del año el nivel de actividad acumuló un retroceso de 5,4%.

Para encontrar una caída interanual similar a la del 11,5% de marzo hay que remontarse a los meses de abril y mayo del 2009, cuando por la crisis con las entidades agropecuarias por la Resolución 125 y las restricciones puestas en marcha por la Gripe A, se anotaron bajas del 11,9% y 13,7%, respectivamente.

En marzo de este año, solo la distribución de agua, gas y electricidad cerró con un incremento interanual, del 6,7%, mientras que todos los demás rubros presentaron bajas.

En la víspera, un informe del Centro de Estudios para la Producción, estimó que la actividad económica comenzó su recuperación en mayo tras la flexibilización de las medidas de aislamiento social aplicadas para combatir el coronavirus, por lo cual los indicadores de marzo y abril marcarían el «piso» de la caída.

“Todo indica que los cuarenta días comprendidos entre el 20 de marzo y fines de abril fueron el piso de la actividad económica y que en mayo gradualmente la producción se está reactivando. Diversos indicadores van en esa dirección”, destacó el documento del Centro, dependiente del Ministerio de Desarrollo Productivo.

Deje un comentario