Unos 50 riocuartenses, sumado otros 4 de Orán y dos jóvenes de La Carlota ( Nahuel Allende y Rocio Oviedo ) misionan en comunidades aborígenes en Salta

By 13 enero, 2020Actualidad

Representantes de la comunidad franciscana de Río Cuarto están misionando en Salta. Concretamente, más de 50 personas se han trasladado hacia esta provincia del norte del país para compartir e intercambiar experiencias y momentos con comunidades aborígenes que están situadas en tres parajes dentro de Aguaray.

El fray Walter Cena contó  que estuvieron  en el lugar hasta el  sábado cuando, después de una actividad de cierre, emprendieron el regreso hacia la ciudad de rio cuarto

“Hemos venido a Salta alrededor de 57 misioneros de Río Cuarto, pero se han sumado otros 4 de Orán y dos jóvenes de La  Carlota . Nos dividimos en tres grupos para estar en Tuyunti, Piquirenda y El Algarrobal, tres parajes de comunidades aborígenes dentro de la parroquia Santa Teresita donde estuvimos  los franciscanos. Hemos venido a compartir con la gente”, explicó Cena.

Actividades

“Estuvimos  parando en escuelas que están en medio de las misiones. Por la mañana se visitaron las casas y por la tarde nos encontramos con los niños. Después, llegó el turno de la reunión con los adolescentes, jóvenes y las madres. El día terminaba con una celebración en algunas de las casas que están cerca de la capilla. Los jóvenes se cocinaban, limpiaban y vivían como una familia. Es decir, como familia nos hemos trasladado a vivir en medio de la gente más sencilla”, agregó.

-Se trata de una realidad totalmente diferente a la que se vive en Río Cuarto…

Hay que ubicarse en el contexto cultural en el que estamos. Es decir, el contexto propio de los pueblos originarios, ya que ellos tienen toda una idiosincrasia y una manera especial de entender lo que para nosotros es el progreso. Es un contexto distinto, pobre, muy humilde, pero con una gran calidez al momento del encuentro. La calidad de las personas es impresionante. Nos han recibido para compartir lo poco que tienen. Cuando llegamos, nos recibieron con empanadas que prepararon ellos mismos. Es decir, se juntaron entre las comunidades para prepararnos un recibimiento. Es una pobreza muy distinta a la que nosotros estamos acostumbrados. Es una pobreza que no genera una marginalidad que les impide andar. Es una pobreza muy rica en valores. 

-Vinimos aquí hace 2 años. Nos comprometimos con estas comunidades a venir 3 o 4 años seguidos. Este es el segundo año que venimos. El año pasado, la comunidad joven optó por viajar a la Jornada Mundial de la Juventud que se realizó en Panamá.

-Hoy más que nunca se hace urgente seguir aprendiendo. Esto va más allá de la cuestión religiosa. Es importante saber que existe otro camino y que vos te haces más humano en la medida en la que te encontrás con el otro, que también necesita. Creemos que el encuentro transforma. Por eso, la propuesta es salir al encuentro de todos.

La organización del viaje viene desde el inicio del año pasado. Se hicieron alfajores para vender, rifas y se pidieron colaboraciones con alcancías en las calles de la ciudad. Esta misión es fruto de la colaboración de todos. Nosotros vinimos en nombre de una comunidad y de una ciudad.

-Llegamos el 3 de enero y estaremos hasta el sábado 11. La actividad de cierre será en la parroquia y luego haremos una devolución a nuestros hermanos que están aquí acompañando a las comunidades aborígenes.

One Comment

  • Monica dice:

    Es hermoso lo que hacen,me gustaría ser parte de ustedes,no ese como explicar lo que siento cuando veo que hacen estas cosas

Dejar un Comentario