La mujer tuvo cuatro hijos aparentemente como consecuencia de las violaciones. La Justicia ordenó un examen de ADN al hombre acusado

La Justicia ordenó hoy hacer un examen de ADN al hombre de 57 años denunciado por su propia hija por abusar de ella durante 23 años y haberla obligado a tener 4 hijos producto de esas violaciones, informaron hoy fuentes del Ministerio Público de la Acusación (MPA) santafesino.

El hombre identificado como H.A. fue detenido ayer al mediodía durante un allanamiento a su vivienda de la localidad santafesina de Arequito, luego de que su hija de 32 años lo denunciara por haberla violado sistemáticamente durante 23 años y haberla obligado a tener 4 hijos con él.

Durante el procedimiento se secuestraron dos armas de fuego que los investigadores creen fueron usadas para someter a la mujer.

El fiscal interviniente, Juan Pablo Baños, ordenó esta tarde que el hombre sea sometido a un examen de ADN para determinar si es el padre biológico de las cuatro criaturas de 9, 13, 17 y 19 años.

El acusado permanece detenido en la Alcaidía de la ciudad santafesina de Casilda en donde mañana, a las 8.30, será indagado en una audiencia imputativa en la Oficina de Gestión Judicial de esa ciudad, indicaron las fuentes.

«El hecho es caratulado como abuso sexual con acceso carnal agravado por el vínculo, denunciado por la propia hija, luego vamos a estudiar bien las denuncias para ver si hay más delitos, aunque este es el principal y el que originó la detención del hombre», indicó el fiscal Baños al portal web Casilda Virtual.

«Lo que ella denunció inicialmente es que desde los 9 años es abusada por su padre, y producto de esos abusos nacieron cuatro hijos», remarcó.

«La mujer hizo la denuncia en Casilda y luego fue derivada a Rosario donde se le realizó el examen médico forense», señaló.

A su vez, contó que la mujer no era obligada por su padre a permanecer en cautiverio, «ella salía a trabajar, tenía un trabajo», aunque aclaró que «hay un entorno de sometimiento que es psicológico y se está investigando».

En ese sentido, dijo que «las amenazas probablemente la hicieron vivir en ese mundo, encerrada, en el que no podía salir».

La víctima rompió el silencio el lunes por la mañana cuando acudió a la Subsecretaría de Derechos de Niñez, Adolescencia y Familia de Arequito, en donde un equipo interdisciplinario escuchó la aterradora historia de la mujer y las autoridades decidieron derivarla a la Jefatura de Policía de la vecina ciudad de Casilda, para que efectuara la denuncia correspondiente.

Inmediatamente, la Comisaría primera de esa localidad montó un operativo conjunto con la Policía de Investigación (PDI) con gran cantidad de agentes por temor a que el hombre reaccionara agrediendo a los hijos que, supuestamente, tuvo con su propia hija, indicaron las fuentes del caso.

El detenido se desempeña como albañil y pintor, es oriundo de la provincia de Córdoba aunque lleva muchos años viviendo en Arequito, en donde convive con su hija desde que su esposa los abandonó.

Según dichos de los vecinos, la situación era conocida por muchos, incluso aseguraron que algunos de ellos tuvieron reuniones con autoridades de la comuna para intentar frenar el calvario de la mujer, pero no pudieron actuar con la justicia ante la falta de una denuncia de la víctima.

Actualmente los hijos de la mujer están al cuidado del equipo de la Subsecretaría de Derechos de Niñez, Adolescencia y Familia de Arequito.

Deje un comentario